Landmine Monitor 2002

El 13 de septiembre de 2002, la Campaña Internacional para la Prohibición de Minas Terrestres (ICBL por sus siglas en inglés) ganadora del Premio Nobel de la Paz, lanzó su cuarto reporte anual de la initiativa Monitor de Minas Terrestres, Informe 2002 del Monitor de Minas Terrestres: Hacia un mundo libre de minas, de 923 páginas. Este es el informe más completo sobre la situación global de las minas con información sobre cada país con respecto al uso, producción, comercio, almacenamiento, desminado humanitario, educación sobre los riesgos de las minas y ayuda a los sobrevivientes de las minas.

El Monitor de Minas es una iniciativa sin precedentes de la ICBL, para hacer un seguimiento a la implementación y cumplimiento del Tratado de Prohibición de Minas Terrestres de 1997 y, de modo más general, para evaluar los esfuerzos hechos por la comunidad internacional con el fin de resolver el problema de las minas. El Informe 2002 del Monitor de Minas Terrestres aborda el periodo de mayo de 2001 hasta mediados del año 2002. No obstante, el informe constituye también una base para evaluar el progreso de los últimos cinco años, desde la negociación del Tratado en Oslo en septiembre de 1997, y su posterior firma en Ottawa en diciembre de 1997.

Dada la riqueza de la información recogida por el Monitor de Minas, es evidente que el Tratado de Prohibición de Minas Terrestres ha tenido un gran éxito en erradicar tales artefactos y en salvar vidas en todas las regiones del mundo.  Este progreso se demuestra mediante:

  • El amplio rechazo internacional al uso o la posesión de minas antipersonal. Un total de 125 países son Estados Parte del Tratado de Prohibición de Minas Terrestres y 18 países lo han firmado pero aún no lo han ratificado : ellos constituyen más de 75% de todos los países. Desde el Informe Monitor de Minas 2001, ocho países más han firmado el Tratado de Ottawa. Tres de ellos han usado las minas antipersonal recientemente pero ahora las rechazan (Angola, República Democrática de Congo y Eritrea); algo similar ocurre con dos países líderes en su región: Nigeria y Chile.
  • El fin del uso de las minas en países claves. Desde mayo de 2001, nueve gobiernos han usado las minas antipersonal, comparados con, por lo menos, 13 gobiernos en el periodo anterior del reporte. En varios países donde las minas han sido usadas con frecuencia en los años recientes, el uso de las minas se ha detenido, al menos temporalmente: Angola (no las usa desde el Acuerdo de Paz de abril del año 2002); Eritrea y Etiopía (no las usan desde el fin del conflicto fronterizo en junio de 2000); y Sri Lanka (no las usa desde el alto al fuego de diciembre de 2001). Además, en contraste al periodo anterior del reporte, el Monitor de Minas no ha documentado nuevo uso de minas por los gobiernos de República Democrática del Congo, Israel, Kirgikistán, ni por los rebeldes en Angola, la ex República Yugoslava Macedonia, Senegal, Sri Lanka y Uganda.
  • La dramática reducción de arsenales de minas antipersonal. Más de 34 millones de minas antipersonal han sido destruidas por 61 naciones, incluyendo unos 7 millones de minas en este año de seguimiento. Un total de 33 Estados Partes del Tratado para la Prohibición de Minas Antipersonales han completado la destrucción de sus almacenes, incluyendo seis naciones en este periodo investigado (República Checa, Ecuador, Perú, Suecia, Albania y Yemen).
  • Un menor número de nuevas víctimas de las minas. Las investigaciones más detalladas del Monitor de Minas sobre las víctimas de minas confirmaron los principales hechos reportados el año pasado: la cifra aceptada y citada por mucho tiempo de 26.000 víctimas nuevas de minas cada año ya no es válida. El Monitor de Minas identificó 7.987 víctimas nuevas en el año 2001 a causa de las minas y de artefactos explosivos lanzados y no detonados (MUSE). Tomando en cuenta la falta de información confiable en algunos países y el que en otros países –ya investigados- haya una falta de casos reportados, el Monitor de Minas ahora estima que el número de víctimas nuevas de las minas y de MUSE sea de entre 15.000 a 20.000 de personas cada año.
  • La expansión de programas de acción contra las minas. El total de los fondos para la acción contra las minas en la última década asciende a más de mil 400 millones de dólares estadounidenses, incluyendo unos $700 millones en los últimos tres años. En los últimos años, se han diversificado los programas de acción contra estas armas: remoción de minas, programas educativos sobre los riesgos de las minas y para la ayuda a los sobrevivientes de las minas. También ha habido una importante iniciativa para realizar Estudios de Impacto de las Minas. Durante el periodo del reporte, alguna modalidad de remoción de minas se realizó en 74 de los 90 países afectados por estos artefactos. En 2001, se iniciaron nuevos programas educativos sobre riesgos de las minas en diez países. El primer Estudio de Impacto de las Minas concluyó en julio del año 2000; desde ese momento, se ha finalizado con cinco estudios y ocho adicionales están en ejecución o se encuentran en proceso de planeación.
  • La disminución en la producción y comercio de las minas. El número de países productores de minas antipersonal ha caído de 55 a 14. De los 14 países que todavía son considerados por el Monitor de Minas Terrestres como productores activos, por lo menos tres (Egipto, Corea del Sur y Estados Unidos) declararon que no hubo producción en los últimos años. El comercio global de minas antipersonal se ha reducido a un barniz de transacciones ilícitas o furtivas desde mediados de los años 90. 

Las preocupaciones claves que surgen del Monitor de Minas Terrestres incluyen:

  • Las nuevas operaciones de sembrado masivo de minas en India y Pakistán significan probablemente que más minas fueron colocadas en el año anterior a este reporte. Desde fines de diciembre de 2001, India y Pakistán han sembrado gran número de minas antipersonal a lo largo de su frontera común. Desde 1997, ésta es una de las operaciones de mayor escala de sembrado de minas en el mundo, aunque los detalles son escasos debido al secreto militar y la falta de acceso a las áreas.
  • Los fondos para la acción global contra las minas se estancaron durante el año 2001 – ésta es la primera vez desde 1992 que no se ha registrado un crecimiento significativo. El Monitor de Minas identificó que en el año 2001 se invirtieron 237 millones de dólares americanos en los fondos para la acción contra las minas, un decrecimiento de $4 millones del año 2000. Estados Unidos siguió siendo el donante principal, pero su contribución bajó en $13,2 millones. De los 20 principales donantes, nueve aumentaron su contribución a los fondos para la acción contra las minas en el año 2001 y once de ellos redujeron sus aportes.
  • Se vuelve más evidente que, con los niveles actuales de los fondos para la acción contra las minas y el desminado, muchos de los Estados parte afectados por las minas no cumplirán el plazo de diez años para completar la remoción de minas.

Otros hallazgos principales del Informe 2002 del Monitor de Minas Terrestres:

  • Han sido identificados 90 países afectados en cierto grado por las minas y/o artefactos explosivos lanzados y no detonados (MUSE).
  • Durante 2001, en 69 países se ha reportado nuevas víctimas de minas o de artefactos explosivos lanzados y no detonados (MUSE), comparadas con 70 países en el año 2000. La mayoría (46) de estos países estaban en paz, no en guerra. La mayor cantidad de nuevas víctimas documentadas durante este periodo aparecieron en Afganistán, Rusia (Chechenia), Camboya, Angola, Nepal, India, la parte norte de Irak y Burma. También hubo números significativos de víctimas por minas en Colombia, República Democrática del Congo, Eritrea, Somalia, Sudán y Vietnam.
  • Los Estudios de Impacto de las Minas se concluyeron en Camboya, Chad, Mozambique, Tailandia, Yemen y también en Kosovo. Hay estudios en curso o en proceso de planificación en Afganistán, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Eritrea, Etiopía, Líbano, Somalia y Vietnam.
  • En el periodo investigado, los países siguientes, los cuales no han firmado el Tratado de Prohibición de Minas Antipersonal, han reconocido que usan minas antipersonal: Burma (Rangún), India, Pakistán, Rusia y Sri Lanka. Otros no signatarios de quienes se tiene cierta seguridad con respecto al uso de minas terrestres son Georgia, Nepal y Somalia. Angola, aunque es firmante desde el año 2001, ha reconocido que usa minas antipersonal.
  • Un oficial del Ministerio de Defensa de Georgia dijo al Monitor de Minas que las Fuerzas Armadas de Georgia sembraron minas antipersonal en varios pasos del desfiladero Kodori (el cual linda con Abjazia) en el año 2001. Informes de prensa han corroborado la afirmación del oficial.  Esto parecería ir contra la moratoria oficial de Georgia sobre el uso de las minas antipersonal que fue implantada en septiembre del año 1996. No obstante, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Georgia ha negado que las usa. Las autoridades de Abjazia han aceptado que usaron minas antipersonal por primera vez hace pocos años.
  • Con respecto al periodo de investigación, se ha reportado que grupos opositores han usado minas antipersonal en por lo menos 14 países. El año pasado, el Monitor de Minas Terrestres reveló que actores no estatales usaron minas en, por lo menos, 18 países.
  • En Afganistán, durante la guerra posterior al 11 de septiembre de 2001, hubo reportes de uso limitado de minas y de caza-bobos por parte de los Talibán, soldados del Al-Qaeda y también por parte de la Alianza del Norte.  Los Talibán declararon anteriormente que detuvieron su uso en 1998, aunque algunas acusaciones persistían en lo contrario. No se registró uso de minas antipersonal por parte de los Estados Unidos ni por las fuerzas de la coalición.
  • Por la primera vez desde su aparición en 1998, el Monitor de Minas Terrestres ha recibido evidencia de transferencias significativas de minas antipersonal desde Irán, país que instituyó una evidente moratoria de exportación de minas antipersonal en 1997. Las organizaciones encargadas del desminado en Afganistán están encontrando cientos de minas de tipo YM-I e YM-I-B producidos en Irán entre 1999 y 2000, sembradas presumiblemente por las fuerzas de la Alianza del Norte en los años pasados. Adicionalmente, en enero de 2002, Israel capturó un barco y reportó que éste contenía 311 minas antipersonal del tipo YM-I; Israel declaró que la embarcación partió de Irán con destino a Palestina.
  • El Monitor de Minas estima que hay unos 230 millones de minas antipersonal en arsenales de 94 países; los países que se estima acumulan mayor cantidad de artefactos son China (110 millones de minas), Rusia (60-70 millones), Estados Unidos (11.2 millones), Ucrania (6.4 millones), Pakistán (6 millones), India (4-5 millones) y Bielorrusia (4.5 millones).
  • Treinta y tres Estados Partes del Tratado de Prohibición de Minas Antipersonales han destruido completamente sus stocks de minas antipersonal y otros 22 países están haciéndolo. Diecisiete Estados Partes que tienen minas almacenadas aún no han empezado su destrucción, la cual debe concluirse en cuatro años desde la entrada en vigencia del Protocolo para cada nación. El límite final para muchos países vence en el 2003.
  • Aunque Naciones Unidas reporta que Tajikistán accede al Tratado de Prohibición de Minas el 12 de octubre de 1999, no es claro si dicho país se considera Estado Parte sujeto al Tratado. Naciones Unidas ha indicado en varias ocasiones en 2001 y 2002 que no puede confirmar que Tajikistán ha cumplido con todos los procedimientos necesarios. Tajikistán no ha cumplido los requisitos del Tratado de Prohibición de Minas Antipersonales por no haber entregado informes de transparencia y por no haber adoptado medidas para implementación de legislación. Tajikistán no ha empezado ni planeado la destrucción de sus arsenales de minas. Aún más preocupante, batallones rusos han sembrado minas antipersonal en Tajikistán, aparentemente con la autorización del gobierno tajiko.

Un total de 115 investigadores del Monitor de Minas en 90 países recogieron información de modo sistemático y la analizaron, basándose en una variedad amplia de fuentes para elaborar este completo informe. El libro también incluye apéndices con informes de los actores principales en el movimiento para proscribir las minas, como agencias de las Naciones Unidas, organizaciones regionales, el Comité Internacional de la Cruz Roja, el Centro de Acción para los Estudios y el Centro Internacional de Ginebra para el Desminado Humanitario.

ICBL recibió el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para erradicar las minas antipersonal. La initiativa del Monitor de Minas es coordinada por un Grupo Central de cinco organizaciones afiliadas a la Campaña Internacional. Human Rights Watch es la organización principal y las otras son Handicap Internacional de Bélgica, la Coalición de Kenya contra las Minas, Acción contra las Minas de Canadá y Ayuda Popular Noruega.